Diferentes formas de nacer.

Diferentes formas de nacer.

¿Cómo puede condicionar nuestra vida? Nacer con fórceps o ventosas, Nacer por cesárea.

“Dime cómo has nacido y te diré quién eres.” 

Según se desarrolla el parto podemos definir unos patrones de conducta.

El conflicto vivido por una mujer en el momento del parto, se puede remontar al mismo conflicto vivido por su madre o por un ancestro.

 El parto es el proceso de abandono del útero que marcará el patrón de abandono en la vida de la persona.

Por eso hemos de considerar la forma de nacer:

Parto doloroso: 

Temor a la pérdida y culpa primaria.

Parto prematuro con incubadora: 

Conflicto de separación doble, se sienten solos, vida apresurada.

Los que no nacen a los 9 meses: el inconsciente quiere desviar un programa. Hay que buscar y ver la fecha en la que tendría que haber nacido. “¿Está esquivando algo?” “¿Por qué nació antes?”

Parto bloqueado: 

Un caso bastante común, el embarazo va muy bien, se inicia el trabajo de parto normal pero se alarga demasiado. El parto se bloquea, hay sufrimiento fetal y se practica una ce- sárea de urgencia.

“Son personas que desarrollan bien sus proyectos pero siempre encuentran dificultades para concluirlos.”

Siempre ocurre algo que les impide concluir con éxito lo que emprenden. La frase clave es: “si concluyo me muero”. Por- que si el parto hubiera continuado se hubiese muerto.

Partos muy rápidos 

Sin tiempo de llegar al hospital, nacer rápidamente me salvó la vida, así que para mí ser rápido será una buena solución.

Por eso son personas que lo hacen todo muy rápido, que tienen muchas ideas y llevado al extremo, pueden presentar patologías de tiroides, hipertiroidismo. Personas que quieren todo rápido, con mucha energía

Partos muy lentos 

Son personas que no tienen ninguna prisa, lo hacen todo con lentitud. El nacer despacito me salvó la vida. Son personas perezosas, en algunos casos con sobrepeso y pueden dar patologías de hipotiroidismo.

Parto tardío o prolongado 

Concluye el tiempo de gestación y la mujer no se pone de parto. No se puede continuar más tiempo con el bebé dentro. Existe sensación de fracaso por no tener contracciones, por no poder desarrollar un parto natural, miedo…

El resentir inconsciente de la madre es querer quedarse con el bebé, “no estoy preparada para separarme de mi hijoquiero protegerlo más tiempo”.

En algunos casos quieren seguir embarazadas para no ir a trabajar, seguir siendo mimadas…

Pero eso, creará en el niño, ese sentido biológico manifestado por su madre.
Pueden existir casos en la familia de muertes de niños al nacer, e inconscientemente para la madre es “si naces te mueres”.

En la vida, muchas personas nacidas de esta manera, pueden tener un ritmo lento, ser perezosas, se sienten indefensos, piensan que no pueden conseguir lo que desean, sienten que hacen esperar a los demás, que pueden lastimar, que la vida es dura, difícil y les costará separarse.

Parto inducido 

Generalmente en la vida, las personas que han nacido de esta forma, tienen dificultades para iniciar proyectos y con el tiempo en general.

Son personas apáticas en sus relaciones, perezosas, se sentirán indefensas, y esperan que alguien los ayude.

Con frecuencia piensan que los demás tienen que hacer las cosas por ellos.

No eligen sus relaciones y generalmente son elegidos. Tienen que ser impulsados, sienten que los demás ponen las reglas, que son atrapados en sus relaciones y les cuesta salir de la cama.

Parto con vuelta de cordón: 

El niño debe morir para salvar la pareja, o algún antepasado murió ahogado o asfixiado.

Parto transverso: 

Personas oposicionistas

Parto de nalgas: 

Debo mostrar quien soy. Lo que me rodea es peligroso. Perso- nas con miedo a equivocarse y no saben qué dirección tomar.

Nacer con fórceps o ventosas: 

El bebé vive una intervención dolorosa de un tercero. Es una situación de peligro por su supervivencia, “es gracias al fórceps que sigue vivo”. Esto puede ocasionar conflictos en mo- mentos clave de su vida.

Cuando tiene que “nacer a algo nuevo”, dificultad de pasar a otra cosa sin ayuda exterior, no les gusta que los controlen, temen el dolor, sienten que no son lo suficientemente buenos. Piensan que no importa cuánto hagan porque nunca es suficiente. Temen el contacto físico, sienten que cabeza y corazón están separados y pueden sufrir falta de voluntad crónica. Necesitan que alguien les ayude a acabar.

Simbólicamente los fórceps son “toma de cabeza”, se arrastra la cabeza fetal. Suelen ser personas muy intelectuales, que tienen necesidad de entenderlo todo, “mi cabeza es sólida”.

Nacer por cesárea. 

Cuando existen problemas de salud, riesgo para la madre o el bebé, embarazos gemelares o múltiples, se recomienda en muchos casos programar una cesárea.

Hay una preocupaciónreal o simbólica, de la madre o del ginecólogo. La madre siente miedo de dar a luz por sí misma, o puede ver el ginecólogo que existe un riesgo para el futuro bebé.

Pueden ser niños con dificultades para hacer sus tareas solos, muy dependientes de los padres, les cuestan mucho los cambios de curso, de ciclo, de colegio, de amigos…

De adultos pueden ser personas con dificultades para concretar proyectos por sí mismas. Hay una impronta de estrés, peligro, miedo en el momento de nacer, que se puede revivir cuando tenga que dar a luz, materializar ideas o proyectos. En algunos casos baja autoestima, necesitan que alguien les ayude a sobrevivir o que alguien decida por ellos, necesitan que les toquen.

Desviados del canal natural de parto, serán testarudos y contradictorios, con dificultad para tomar decisiones.

Contacto

CHRISTIAN

+34 690 96 06 91