Signos para analizar

Signos posibles para analizar y encontrar vínculos genealógicos.

A continuación explicaremos cómo y dónde buscar en nuestro Árbol nuestras afinidades ancestrales:

LA ENFERMEDAD:

Si yo padezco una enfermedad iré a buscar en el Árbol personas con el mismo síntoma.

Por ejemplo: si tengo eczemas en la piel iré a buscar en el Árbol alguien que haya padecido los mismos síntomas.

POR EVENTOS:

Algo que me sucede a mí y cuestiona mi vida entera. Veremos en el Árbol si eso mismo le ha sucedido a un ancestro.

Por ejemplo: una mujer  tiene un accidente laboral a los 22 años y queda con invalidez parcial. Descubriendo en el Árbol que su abuelo a los 22 años quedó inválido en un accidente con un tractor.

EL RANGO DE HERMANDAD:

Hay que contabilizar abortos y niños muertos al nacer, así como hijos fuera del matrimonio, para calcular el número de hermano que soy.

Cuando nacemos tenemos un dorsal que es el número de hijo que soy. Recordad que tenemos que contar los abortos como hijos.

Hay afinidades entre los números de la misma columna. Tienen la misma memoria, pueden amarse o repudiarse.

·   
Por ejemplo: Si una mujer es la cuarta de sus  hermanos tendrá afinidad con el primer hermano.  Podré ir a buscar, más arriba en el Árbol, quién lleva el dorsal 4 ó 1. También  tendrá afinidad con la madre si era cuarta hija.

NOMBRE Y APELLIDOS:

Es importante saber por qué pusieron este nombre a un hijo. Y así poder confirmar el motivo de que hubiera un ancestro con ese nombre, seguramente la historia de esa persona ha tenido un valor importante en la vida de sus padres.

También podemos buscar qué significado tiene: Si era un nombre de moda en la época, si era el título de una obra, o quizás el nombre de un ex novio de la madre, con quien  no la dejaron casar.

En caso de nombres compuestos debemos buscar los dos.

Si te llamas igual que tu abuela, o cualquier otro miembro del clan, tienes la memoria de ella, tanto positiva como negativa. Por lo tanto, si tienes un problema te pediré que me describas el problema de la abuela y ahí comenzaremos a buscar los vínculos.

“Cuando llevas el mismo nombre, por ejemplo de tu padre, para la otra persona representas a tu padre”. Como el caso de un matrimonio que su primogénito se llama igual que su padre. Es un padre ausente y cada vez que la madre reprime a su hijo es como si se lo hiciera a su marido.

Con el apellido no hay mayor problema, a menos que se lo hayan cambiado.

LA FECHA DE NACIMIENTO:

Siempre somos  dobles de alguien, por la fecha de nacimiento o por la fecha de concepción.

Misma fecha de nacimiento: 7 a 10 días, + o –, del consultante.

La fecha de nacimiento del consultante coincide con la fecha de nacimiento del ancestro

Si la fecha de nacimiento del consultante está  en los últimos días del mes (por ejemplo: el 27 de mayo), buscaré ancestros nacidos del  17 de mayo hasta el 6 de junio.

Si la hija nace el mismo día y mes que la madre, la hija es doble de su madre por fecha de nacimiento.

LA FECHA DE CONCEPCIÓN:

La fecha de concepción del consultante coincide con la fecha de nacimiento de un ancestro.

Ejemplo:

Si nace el 27 de Mayo, quiere decir que fue concebido el 27 de agosto. Buscaremos ancestros, con fecha entre el 17 de Agosto y el 6 de Septiembre. Querrá decir que son dobles por fecha de concepción.

La fecha de concepción de un ancestro coincide con la fecha de nacimiento del consultante

Ejemplo:

El consultante nace el 27 de Mayo y coincide con el ancestro que nace el 27 de Febrero, porque significa que el ancestro fue concebido el 27 de Mayo aproximadamente. Siempre tendremos en cuenta un margen de +- 7 o 10 días.

Contacto

CHRISTIAN

+34 690 96 06 91